De Interés : El fin de Windows Phone: El talón de aquiles de Microsoft

Microsoft nunca pudo ser fuerte en la industria móvil. Tuvo su primavera allá por los comienzos de la historia de los Smartphones. Si bien por aquel entonces su producto, el no tan bien recordado Windows Mobile, no tuvo el desarrollo que debería haber tenido en una época en donde la fertilidad del mercado junto con la mediocridad de la competencia (Symbian y RIM arrancando) podría haberles permitido sacar ventaja ante los dos gigantes dormidos que por entonces eran Apple y Google.

Conocí y usé varias PDA y Smartphones con Windows Mobile. Eran épocas de Windows XP y Microsoft era el rey del mundo, una posición que probablemente en algunas circunstancias no permite innovar lo suficiente en áreas que por entonces no eran masivas por entonces. Recuerdo que, a pesar de todo, las sensaciones que me dieron algunos equipos cómo el Samsung Omnia o el sensacional HTC HD2 a finales de la década pasada era que con esfuerzo, dinero y visión, podrían ser los reyes del mercado.

Pero en el interín, Apple lanzaba el iPhone y Google le metía fichas a Android. Junto con esto se abrió un mercado de magnitudes pocas veces vista que demandaba sus pequeñas computadoras de bolsillo que también permitían llamar por teléfono. Las ventas se fueron a las nubes, los desarrolladores comprendieron que el concepto de jardines vallados no era tan malo después de todo y las posibilidades de vender Apps a precios irrisorios a través de las tiendas de aplicaciones cobró fuerza. Esto sería la estocada final de Symbian y por consiguiente llevó a Nokia de ser el lider absoluto de la telefonía a una crisis terminal en sólo 4 años. A Microsoft le costó también, ya que la evolución de Windows Mobile que sería el WM7 se canceló (muchos dicen que era terrible comparado con las primeras versiones de iOS y Android) y por ello se embarcaron en un Sistema Operativo totalmente nuevo: Windows Phone.

En 2012 se juntaron el hambre y las ganas de comer. Nokia estaba prácticamente fundido y Microsoft tenía un OS móvil moderno, ágil pero casi sin ningún fabricante de Smartphones interesados en jugárselas por un OS nuevo cuando se estaban cansando de vender Androides como pan caliente.

Microsoft podría haberse asociado cómo hizo Google con todos los vendedores y hacer lobby en el mercado subsidiando parte de los equipos y con ello ganar cuota del mercado, o comprar a una moribunda Nokia por más de U$S 7 mil millones. Lo primero podría haber sido una guerra de guerrillas y lo segundo, una bomba nuclear. El tema con lo que eligieron (para los que no lo saben, fue lo segundo) es que Microsoft pasaba a ser juez y parte en el mercado – al igual que lo es Apple – y esta opción no iba a entusiasmar a los Samsung, LG, Sony y demás fabricantes a hacer teléfonos con un OS Móvil que competía con Nokia. Así, y salvo honrosas excepciones, las únicas opciones con Windows Phone fueron obviamente las de Nokia.

Buenos teléfonos, buen OS Móvil, pero una plataforma inexistente

MS/Nokia supo hacer buenos teléfonos. Los primeros Windows Phone fueron bastante buenos en comparación con la competencia, aunque estuvieran uno o dos pasos detrás. Gama baja barata con diseños agradables, duraderos y una experiencia de uso ágil le dieron una interesante entrada a los Lumia 550 a muchos mercados cómo por ejemplo el nuestro. La gama alta, por otro lado, se presentaba con muy buenos equipos en cuando a Hardware y cámara, pero el usuario que paga por lo general quiere más que ello y analiza cosas cómo la plataforma y las Apps disponible, algo en lo que Microsoft siempre hizo agua.

“Usuarios de Windows Phone lamentando su pérdida” – Original de @ijortegar

Nunca entendí la estrategia de Microsoft con su Tienda de Aplicaciones. Si yo hubiese sido Juan Microsoft sacaba plata del banco para mejorar Apps para Windows Phone que eran vergonzosas. Los clientes de Facebook, Twitter e Instagram fueron un ejemplo de ello. Nunca hubo casi juegos, ni utilidades, ni herramientas. Windows Phone al comienzo era sólo un OS interesante y al final, un OS con aire vetusto, pero su tienda de Aplicaciones siempre fue un desierto infértil.

Y así se termina el soporte de Windows Phone 8.1: Desde mañana Microsoft sólo le dará Soporte a Windows 10 Mobile, aunque todo indica que el mundo Móvil fue, es y seguirá siendo el talón de aquiles de la empresa de Redmond. En mi humilde opinión lo mejor que le puede pasar a Windows es que los SoC ARM evolucionen lo suficientemente rápido para emular Windows 10 X86 de manera digna. El puente al que está apuntando Microsoft ahora se llama Windows 10S, un Windows que sólo depende de la tienda de aplicaciones.

La única manera de que Windows tenga una chance en la movilidad es que exista una simbiosis muy importante con el escritorio. El gran problema es que mientras eso pasa, los adolescentes y jóvenes de hoy casi no usan el escritorio y por ende dependen menos de Windows.

Hoy, la dualidad iOS & Android es tan fuerte como dependiente. No hay lugar para un tercero, por más peso pesado que éste sea.

El artículo El fin de Windows Phone: El talón de aquiles de Microsoft apareció primero en Tecnovortex.

via alt-tab https://tecnovortex.com

July 12, 2017 at 02:52PM

http://ift.tt/2tL0joE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s